IPACK-IMA
Certified by the US Government
SANDOZ
El cáncer aumentará su prevalencia 70% en 20 años
ARMSTRONG
El cuidado capilar masculino, cuestión de vanidad o salud
CETIFARMA
CETIFARMA reconoce a AbbVie México por cumplir con Prácticas Transparentes
SANTORIUS
La preparación de patrones de concentraciones conocidas es un procedimiento de rutina en laboratorios analíticos.
LSS
Pharmapack: New Tamper Evident Labeller from LSS
SSA1
El principal reto de las enfermeras: no perder su atención humanista
SSA2
Gea González cuenta con clínica para el tratamiento del dolor
Hospital DioMed
¿Ya visitaste al oftalmólogo este año?
Unilever
Responde a los retos del sistema alimentario mundial
TheraBreath
TheraBreath, aliento fresco ¡siempre!
PFIZER
Presenta Safe ON, una innovadora línea de condones para México
LIBRO DE COCINA
Dos estilistas de alimentos y un fotógrafo presentan su libro “Otro Stylo Para Cocinar”
Marketing
¿Qué viene para este año en marketing digital?
La costeña
Sabor Capital anuncia al ganador de su segunda convocatoria
Dior
Dior Lady Art
Kleenex
Busca pañuelos Kleenex® mejorar espacios públicos con arte urbano

Philips: ¿Puede cortarse la leche materna por un susto?

 

 

 

 

  

 

 

 

 

PARA MAYOR
INFORMACIÓN
VISITE:

www.philips.com.mx

Facebook
Philips

Twitter
@Philipso

     

En los últimos días en la Ciudad de México se han vivido diversos acontecimientos que pueden provocar estrés o ansiedad en las futuras mamás, como es el caso del último sismo de hace unos días. Durante mucho tiempo se ha creído que un susto puede provocar que los pechos de la mamá “se sequen” y no produzcan leche, pero esto es uno de los tantos mitos que rondan en torno a la lactancia materna. 

¿Qué es lo que en verdad sucede?

Cuando una futura mamá vive una situación estresante, su organismo responde generando adrenalina y cortisol, los cuales inhiben la oxitocina, la cual interviene en el reflejo de eyección de leche. Esto produce que al succionar el bebé la leche salga más despacio, pero esto no quiere decir que no haya. Si te encuentras en esta situación lo más recomendable es que busques un sitio tranquilo para alimentar a tu bebé, puedes poner música, luz tenue. Si al principio se inquieta porque la leche no sale, tranquilízale con mimos, caricias y palabras suaves.  Verás que pronto el flujo de leche volverá a ser constante.

Además de este mito existen otros más los cuales te compartimos a continuación. La información se encuentra avalada por La UNICEF.

  • Mito
    Si la madre está enojada o asustada no debe dar de lactar.
  • Realidad
    El estrés o miedo extremo puede aletargar el flujo de leche, pero se trata de una respuesta temporal del organismo ante la ansiedad.
  • Mito
    Las mujeres con pecho pequeño no pueden amamantar.
  • Realidad
    El tamaño de los pechos no influye en la lactancia.
  • Mito
    No todas las mujeres producen leche de buena calidad y suficiente para satisfacer al bebé.
  • Realidad
    Todas las mujeres producen leche de buena calidad y en cantidad suficiente porque la lactancia es un proceso regido por la ley de la oferta y la demanda.
  • Mito
    La madre no puede comer ciertos alimentos durante la lactancia.
  • Realidad
    En todo el periodo de gestación y durante la lactancia, la mujer necesita una dieta balanceada, No hay alimentos que aumentan o disminuyen la producción de leche. A mayor succión corresponde una mayor producción de leche.
  • Mito
    Si las madres están embarazadas de otro bebé deben dejar de amamantar.
  • Realidad
    Aun estando embarazada de otro bebé la madre puede seguir amamantando. Algunas hormonas que el cuerpo produce en el periodo de gestación, pueden cambiar el sabor de la leche (¡pero no su calidad!) y, por lo tanto, el niño podrá progresivamente dejar de lactar.
  • Mito
    La mujer que lacta no puede tener relaciones sexuales porque la leche se daña.
  • Realidad
    ¡Falso! Las relaciones sexuales no dañan la leche.
  • Mito
    Si la madre está enferma, no debe dar de lactar y si sigue lactando no puede tomar medicación.
  • Realidad
    Si la mujer está enferma (gripe, resfriado, tos, etc.) puede amamantar. Si se trata de otra enfermedad más grave, antes de tomar cualquier medicación deberá consultar a su médico.
  • Mito
    Una vez que se interrumpe la lactancia no se puede volver a amamantar.
  • Realidad
    Con una técnica adecuada y apoyo, tanto las madres como los bebés pueden retomar la lactancia, luego de un cambio de leche materna a fórmula. Esta práctica es vital durante la emergencia.